Buscar desde el blog

jueves, 25 de agosto de 2011

"El valor de la televisión"

Estamos viviendo en los últimos años una época de cambios radicales profundos en la industria audiovisual. La renovación tecnológica, junto con los efectos negativos de la crisis económico-financiera global, ha obligado a una durísima reconversión del sector audiovisual, provocando cambios en los sistemas tradicionales de producción, distribución y reproducción de contenidos. Cambios que están transformando por completo las industrias del cine, la televisión y los servicios audiovisuales. Hoy ya nada es igual que antes. Los cambios sociales y de hábitos de las audiencias respecto a los contenidos, las diversas ventanas y los horarios, permiten el acceso del usuario dónde, cuándo y como quiera a los contenidos audiovisuales. 
El modelo tradicional de televisión que había permanecido sin cambios sustanciales durante cuarenta años ha quebrado. En poco más de tres años el valor en bolsa de las empresas de televisión españolas se ha reducido prácticamente a la mitad. 
Sin embargo, tanto en España como en el ámbito internacional  la televisión sigue siendo aún el medio de comunicación con mayor volumen de negocio entre los medios convencionales y mantiene el mayor porcentaje en la cuota de inversión del mercado publicitario.
La multiplicación de ventanas para difundir contenidos ha provocado la fragmentación de un mercado que antes era homogéneo y que, seguramente, seguirá fragmentándose mucho más. Esto, a su vez, ha fraccionado la audiencia y debilitado a los operadores de televisión. Las grandes audiencias pasaron a la historia, las del 15% empiezan a ser un recuerdo y nadie sabe hasta dónde seguirá el descenso. En un mercado tan fragmentado los sistemas habituales de medición de las audiencias no son adecuados y deben cambiar si se quiere conocer el comportamiento de la audiencia. 
La caída de la inversión publicitaria en televisión en los últimos años ha sido dramática, pero una cosa si está clara: aunque se produzca una recuperación, el mayor número de ventanas y, por tanto, de competidores para repartirse la menguada inversión publicitaria, genera dudas sobre la eficacia de las campañas en la televisión generalista. Los anunciantes buscan entre las ventanas existentes la distribución más rentable para sus campañas. ¿Qué rumbo tomará el mercado publicitario?
Son muchas los interrogantes e incertidumbres que se ciernen sobre el futuro.  Pero dos cosas si están claras como indican los estudios: la primera es que debido a las nuevas ventanas de exhibición y distribución, los contenidos son los que tienen un futuro más prometedor ya que nunca antes se habían necesitado y consumido tantos contenidos audiovisuales. La segunda, que el futuro del audiovisual pasa por Internet.
Estos temas y otros se han tratado en el curso El valor de la televisión: técnicas, estrategias y deseos en un mundo global, dentro las actividades de verano de la Universidad Internacional del Mar y el Campus Mare Nostrum. Temas que van desde el papel de las televisiones autonómicas, en general, y de la Televisión Autonómica de Murcia 7RM, en particular; de la relación entre televisión y cultura; hasta cómo se hace televisión, un informativo, un reportaje o un debate en televisión.
Quiero agradecer al director del curso Juan Tomás Frutos (Jefe de Informativos de TVE-Murcia y Presidente del Colegio de Periodistas de la Región de Murcia) que me haya invitado a participar en el mismo. A su vez, quiero felicitarlo desde aquí por su iniciativa y también a sus colaboradores Salvador Sánchez y Francisco Fuentes por la buena labor que han realizado. Actividades como esta son muy necesarias para el audiovisual murciano y, por tanto, deberían realizarse con mucha más frecuencia, máxime si tenemos en cuenta la etapa de cambios profundos e incertidumbres que vive el sector audiovisual y que todo indica que continuarán. Así que les animo a seguir organizando este tipo de eventos, aunque no siempre tengan todo el reconocimiento que merecen.


No hay comentarios: