Buscar desde el blog

lunes, 18 de junio de 2012

Reorientar Contentpolis (2ª parte)

En esta segunda parte, por un lado, analizo las dificultades y el sinsentido que tiene el objetivo de Contentpolis de atraer a empresas de videojuegos. Por otro, desarrollo algunas de las propuestas que permitan reorientar el proyecto de Contentpolis para que contribuya realmente a impulsar el desarrollo de la industria audiovisual en la región.
En la primera parte de este artículo dije, entre otras cosas, que «una señal de cordura, sensatez y lucidez política, sería paralizar las obras del edificio, ya que suponen un gasto inútil (en tiempo de recortes la Región de Murcia no está para dispendios)». Pues bien, el consejero de Universidades, Empresa e Investigación, José Ballesta, dijo hace unos días que se paraban las obras porque, tras la inversión de casi un millón de euros, el proyecto «se ha quedado "temporalmente" sin dinero (laverdad.es 15-06-2011)». Es una buena señal. Esperemos que la paralización sea definitiva ya que pueden utilizarse algunos de los edificios de la administración regional que están infrautilizados o vacíos.
Desde el principio (año 2007), Contentpolis se nos ha vendido como un posible factor que podría contribuir también a mejorar el paupérrimo estado de la industria audiovisual murciana, aunque se trata de una iniciativa sin definir ni concretar. En esta indefinición se fundan las dudas sobre si Contentpolis va a servir realmente para impulsar el tejido  audiovisual actual de la Región de Murcia o va a centrarse de manera prioritaria en tratar de atraer a empresas foráneas.
¿Videojuegos? 
En el año 2007 los responsables  de Contentpolis en el Gobierno Regional eligieron el escenario 3 (atraer a grandes empresas de animación y videojuegos) de los cuatro que proponía el estudio de la Ciudad de los Contenidos Digitales. Y lo hicieron en contra de las voces del sector que criticamos con argumentos tal opción y a sabiendas de que esta opción tenía el inconveniente (como decía el propio estudio) de que frenaría el desarrollo de la industria audiovisual regional. Los hechos han demostrado dos cosas: La primera, que no se tenía intención de impulsar el desarrollo del sector; la segunda, que la orientación de Contentpolis elegida por el Gobierno fue un tremendo error y un sinsentido, fruto de la incompetencia y la ignorancia supina en materia audiovisual de los responsables de entonces. 
Que yo sepa, ningún miembro del Gobierno ha explicado nunca de una forma clara y concreta los beneficios que reportaría a la industria audiovisual regional intentar atraer a empresas, por ejemplo, del sector de los videojuegos, el principal objetivo de Contentpolis que aún se mantiene (laverdad.es 28-10-2011). Ni tampoco se ha explicado cuales van a ser los incentivos para atraer a dichas empresas. Da la impresión que los miembros del Gobierno ignoran o pasan por alto los elevados costes de desarrollo y producción que suele tener un videojuego, en general, a los que hay que añadir los costes de marketing y comunicación, que suelen ser más elevados incluso que los de producirlo. Por término medio, sólo el desarrollo  de un videojuego para PlaySatation (PS) cuesta alrededor de 15 millones de dólares. Halo 3, el gran éxito de la cónsola Xbox 360 tuvo unos costes de 55 millones de dólares, sin contar los 200 millones de dólares invertidos en promoción por Microsoft. Unos costes que están creciendo año tras año, si se compara los 100.000 dólares que le costó a Namco Bandai en 1982 el desarrollo del legendario videojuego Pac-Man, con los 100 millones de dólares que ha costado Grand Thef Auto-4 (Multiplataforma) el más caro hasta hoy, pasando por los 70 millones de Shenmue (DreamCast), los 65 millones de Too Human (XBox 560) o los 48 millones de Final Fantasy XII (PS2) en el 2007.
Además, al elevado coste hay que añadir la abundante mano de obra especializada (diseñadores, programadores, ilustradores, guionistas, directores, músicos, etc.) y un tiempo de realización que suele ser largo. Algunos ejemplos: Killzone 2 (PS3) tardó 4 años y costó 45 millones de dólares (el presupuesto inicial fue de 20 millones), Gran Turismo-5 (PS3) tiene un desarrollo de 5 años y un coste de unos 80 millones de dólares. 
Entonces, si la Región de Murcia no puede ofrecer capìtal, ni mano de obra cualificada, si ni siquiera existen cursos de formación al respecto impartidos por personal cualificado (con profesionales en activo), ¿por qué razón iba a querer instalarse aquí una empresa de videojuegos como Pyro Studios, Sony Computer Entertainment España, Arvirago, etc.? ¿Por qué razón la construcción de un centro de creatividad serviría, en sí mismo, para atraer a estas empresas que siempre pueden contratar desde su actual ubicación (de hecho es lo que hacen) al personal que necesiten para realizar un videojuego, ya sea formado en la Región de Murcia o en cualquier otra región?
Aunque España es el cuarto país europeo en consumo de videojuegos y el sexto del mundo, existe un problema en la contratación de creadores y desarrolladores. ¿Por qué? Entre otras razones, según el director de Sony Computer Entertainment España, Roberto López-Yeste,  las grandes empresas no apuestan por España porque los costes de desarrollo son más baratos en otros países, como la India o Argentina, por ejemplo.  
Por otra parte, la existencia de un mercado importante y de rápido crecimiento (para móviles o iPad) como el de las tiendas online de aplicaciones (App Store,...) para los desarrolladores noveles de videojuegos, tampoco justifica la orientación de Contentpolis hacia el mismo de un modo casi exclusivo. Aunque el coste y el tiempo de desarrollo de videojuegos más sencillos para Internet y móviles sea más reducido. 
Esto no significa que haya que cerrar los ojos al dinamismo de la industria del videojuego. Pero sí hay que situarla de un modo realista en el marco de Contentpolis y dentro  del impulso al audiovisual murciano.
Contentpolis y la industria audiovisual regional
El proyecto de Contentpolis podría ser una oportunidad para la industria de la producción regional, si se canaliza como un mecanismo para generar sinergias entre empresas de cara a facilitar la producción, formación, localización industrial, desarrollo de producción diferencial, etc. Ya lo planteamos en su día en el documento Comentarios y propuestas  sobre la Ciudad de los Contenidos Digitales (descargar).
Existen oportunidades de especialización en algunas actividades escasamente cubiertas en la actualidad y relacionadas con las nuevas demandas: contenidos para IPTV, Web TV, productos para móviles, estereoscopía-3D, publicidad en los soportes digitales, infografía y animación aplicada a productos audiovisuales de todo tipo (videojuegos sencillos incluidos), contenidos diseñados para las necesidades de las nuevas TDT (autonómicas y locales) que puedan emitirse en diferentes territorios…
La apuesta por formatos de bajo presupuesto, cada vez más demandados por los canales de TDT e, incluso, por las cadenas generalistas, ofrece oportunidades de encontrar huecos en las parrillas de programación de los diversos operadores.
Las fusiones, alianzas o colaboraciones estables entre productoras (dentro y fuera de la Región de Murcia) son caminos no sólo recomendables, sino absolutamente necesarios para poder extender su actividad a otras comunidades, afrontar varios proyectos simultáneamente y/o producciones más ambiciosas.
Tras su reorientación y puesta en marcha, convendría promover la colaboración de Contentpolis con centros dedicados al audiovisual, como Ciudad de la Luz u otros que permitan reforzar los objetivos estratégicos de progreso de la actividad industrial del sector en la región.
Es necesario insistir en que la reorientación de Contentpolis que aquí se propone debe realizarse en el marco de un plan de impulso del audiovisual, como dije en la primera parte de este artículo. Por tanto, la puesta en marcha de las diversas propuestas debe asumirse de forma coordinada desde las diferentes unidades administrativas del Gobierno Regional con competencias en materia audiovisual. En la situación de crisis actual, no parece oportuno ni necesario crear nuevas unidades administrativas para abordar las diversas propuestas para reorientar Contentpolis. 
Asimismo, determinadas propuestas de la reorientación pueden y deben ejecutarse conjuntamente con la participación de la iniciativa privada.
Instituto de Desarrollo Audiovisual 
 Su misión sería:
  • Apoyar la tarea del desarrollo de proyectos (con asesoramiento, formación, financiación…) por la trascendencia de esta fase en la actual cadena de valor de la industria audiovisual.
  • Poner a disposición de los autores y promotores de un proyecto audiovisual las herramientas adecuadas para analizar y mejorar la calidad de los diferentes aspectos de una producción: guión, puesta en escena, concepto visual, planes de producción, financiación y comercialización.
  • Orientar la actividad en función de una premisa clave en la nueva industria del audiovisual: la producción multiplataforma. Existen oportunidades de especialización en algunas actividades escasamente cubiertas en la actualidad y relacionadas con las nuevas demandas: contenidos para Web TV, productos para móviles, estereoscopía-3D, publicidad en los soportes digitales, animación e infografía aplicada a productos audiovisuales de todo tipo. 
  • Producción de contenidos diseñados para las necesidades de las nuevas TDT (autonómicas y locales) que puedan emitirse en diferentes territorios… La apuesta por formatos de bajo presupuesto, cada vez más demandados por los canales de TDT e, incluso, por las cadenas generalistas, ofrece oportunidades de encontrar huecos en las parrillas de programación de los operadores.
  • Favorecer la coproducción y/o las alianzas para determinados proyectos de mayor dimensión entre las empresas locales, y desarrollar las dinámicas necesarias para incentivar las colaboraciones y coproducciones con empresas nacionales e internacionales. Las fusiones, alianzas o colaboraciones estables entre productoras son caminos no sólo recomendables, sino absolutamente necesarias para poder extender su actividad a otras comunidades, afrontar varios proyectos simultáneamente y/o producciones más ambiciosas.
  • Poner a disposición de los productores audiovisuales los medios para favorecer sus posibilidades de hacer negocios, de forma que mejore las habilidades en la producción, financiación, distribución, exhibición y comercialización de productos audiovisuales ya desarrollados y/o producidos.
  • Favorecer la apuesta por la investigación, el desarrollo y la innovación (I+D+i), factores de competitividad que podrían posicionar a la Región como referente en materia de producción audiovisual. En este sentido, apoyar la creación y desarrollo de nuevos formatos multiplataforma y la realización de programas piloto.
En la tercera parte terminaré el desarrollo de algunas de las propuestas para reorientar Contentpolis de forma que contribuya de verdad a impulsar el desarrollo de la industria audiovisual en la región.

No hay comentarios: