Buscar desde el blog

lunes, 25 de febrero de 2013

Mandato-marco de 7RM ¿soflama o verdadero compromiso para impulsar el audiovisual?

El texto del Mandato-marco del nuevo modelo de Radiotelevisión de la Región de Murcia (RTRM) que ha enviado el Gobierno para su estudio a una comisión de la Asamblea Regional, es una nueva ocasión para que veamos si el púlpito de la política se cerca o se aleja a la hora de satisfacer las necesidades del audiovisual y cumplir la obligación de fomentar la producción audiovisual murciana que establece la Ley 10/2012, de modificación de RTRM. En el artículo ¿Qué podemos esperar en el 2013 la industria audiovisual?, ya dije que dicha ley, en si misma, no es una garantía de que el Gobierno vaya a cumplirla. Esta desconfianza se basa en su larga lista de incumplimientos. Y claro, como dice un proverbio árabe, la primera vez que me engañes la culpa será tuya, la segunda ya será mía.

miércoles, 20 de febrero de 2013

¿Vamos por buen camino con la televisión pública?

Como nos encontramos en el proceso de elaboración del Mandato-marco de Radiotelevisión de la Región de Murcia, para facilitar el acceso a aquellos que tengáis interés os recomiendo la lectura de los siguientes artículos que, a pesar de que ha transcurrido un año desde que se escribió el primero, son de plena actualidad como podréis comprobar. Claro que la gestión indirecta complica las cosas, pero ¿vamos por buen camino? Que cada uno saque sus propias conclusiones.

jueves, 10 de enero de 2013

¿Qué podemos esperar en el audiovisual del 2013?


Desde hace años, la estúpida negligencia y los desatinos en materia audiovisual del Gobierno regional han ido siempre más allá de toda descripción. ¿Tendremos por fin algún atisbo de inteligencia para impulsar la industria audiovisual en el año 2013? ¿Seguirá fracasando como hasta ahora o tomará el rumbo adecuado para desarrollar con solidez el audiovisual? En este artículo vamos a intentar encontrar algunas respuestas a estas preguntas. Pero también a otras, como ¿por qué ha dimitido el director general de RTRM?, ¿cual es la orientación de su sustituto? o las implicaciones que la Ley de modificación de la ley de creación de RTRM tiene para el audiovisual murciano.
«Un camino conduce a la desesperación absoluta, el otro a la extinción total. Quiera dios que tengamos la sabiduría de elegir correctamente». Esta frase de Woody Allen  ilustra la encrucijada en la que, después de una serie de años, nos ha metido el Gobierno a la agonizante industria audiovisual murciana. Frase a la que mi amigo Paco Torrano le añadiría sarcásticamente «eso sí, dialogando, siempre dialogando». Un Gobierno que ha malgastado en 7RM unos 250 millones de euros que no han revertido en el audiovisual murciano. Sí, unos 41.500 millones de pesetas de dinero público, se dice pronto. Pero sería injusto no decir –para que cada palo aguante su vela– que el Gobierno ha contado con la pasividad, el inmovilismo, el derrotismo o la colaboración de una parte del propio sector. Un sector aún adolescente que no termina de madurar y afectado por algún que otro sarpullido parasitario.